La Federación Europea de Metalurgia, reunida hoy en Amberes (Bélgica), exigió a la multinacional austriaco-canadiense Magna que no cierre ninguna planta de Opel Europa, así como "que evite los despidos traumáticos".