El día arranca con las cifras de empleo en España de septiembre que son mejores de lo que parecen y después no habrá referencias relevantes.

La sesión asiática ha sido positiva y probablemente esta inercia se extienda al resto de la jornada. Si nos abstraemos de los problemas políticos internos, el mercado mantiene el tono positivo gracias a los sólidos datos manufactureros y a la expectativa de estímulos fiscales en EEUU.

Las cifras de actividad manufacturera publicadas ayer fueron realmente fuertes y probablemente tengan continuidad con las de Servicios del miércoles. Dicho esto, el ánimo del mercado se podría ir apagando a finales de semana ya que los datos de empleo americano no tienen buen aspecto.

En los mercados de deuda, seguramente la prima de riesgo española siga presionada aunque hoy podría tomarse una pausa después del movimiento de ayer.

En cuanto a las divisas, es probable que el dólar consolide su reciente fortaleza lo que le llevaría a intentar romper a la baja el nivel de 1,170 en su cruce con el euro, adentrándose en el rango 1,14/1,22 que fijamos en nuestro Informe de Estrategia Trimestral.

Ayer: Los indicadores de actividad en máximos

Además de por el ruido político, la sesión de ayer estuvo marcada por unos registros de actividad muy fuertes tanto en Europa como en EEUU: el PMI Manufacturero de la UEM se situó en septiembre en máximos desde febrero de 2011 y el ISM Manufacturero americano escaló hasta niveles que no se veían desde marzo de 2004.

Con esto, las bolsas subieron +0,2% de media en Europa, si bien el Ibex destacó por el lado negativo lastrado por los acontecimientos políticos internos, y en EEUU, el S&P sumó +0,4% registrando nuevos máximos históricos. Fue un buen día para las materias primas y títulos relacionados gracias a la fortaleza de los datos chinos publicados de madrugada.

En el capítulo de la deuda, la española a diez años aumentó su rentabilidad 9 p.b. hasta 1,67% y su prima de riesgo se amplió +10 p.b. hasta 124 p.b., algo más que la italiana que también subió, +6 p.b. hasta 171.

Por su parte, el euro se deslizó a la baja hacia 1,173 en su cruce con el dólar.