Siemens ha obtenido un beneficio neto consolidado en el ejercicio fiscal 2007, que se cerró el pasado 30 de septiembre, de 4.038 millones de euros, un 20,7% más que en el año anterior. Los ingresos han ascendido a 72.448 millones, un 9% más, mientras que los nuevos pedidos registrados se situaron en 83.916 millones, un 12% por encima. El resultado bruto operativo (Ebitda) fue de 8.716 millones, frente a los 5.367 millones de hace un año, y la deuda financiera neta se situaba, a 30 de septiembre, en 11.299 millones, con un ratio sobre el Ebitda del 1,47.