Royal Dutch Shell, la segunda petrolera europea, ganó 1.960 millones de dólares en el cuarto trimestre de 2009, frente a las pérdidas de 2.810 millones del año anterior. Los resultados están en línea con lo esperado.