La empresa japonesa de electrónica Sharp, conocida por sus pantallas planas de gran formato, se ha convertido en la primera accionista de Pioneer, compañía innovadora en productos para automóviles, con el 14,28% del total. Sharp ha adquirido 30 millones de acciones de Pioneer por 41.500 millones de yenes (unos 368 millones de dólares) y ésta última ha comprado un 0,90% de la primera por 19.700 millones de yenes (175 millones de dólares). En septiembre pasado las dos compañías niponas de electrónica anunciaron una alianza de negocios y de capital, sin que ello incluya una fusión en la dirección de las compañías.