La compañía nipona Sharp ha puesto en marcha su planta de paneles LCD en Sakai (Japón) cinco meses antes de lo previsto, tras casi dos años de obras y una inversión de aproximadamente 3.000 millones de euros, informó hoy la compañía. La planta permitirá fabricar paneles LCD de gran tamaño con sustratos de cristal de décima generación para satisfacer la demanda de televisores y monitores. De esta forma, con una capacidad de producción máxima anual de 72.000 sustratos de cristal, la compañía japonesa será capaz de fabricar 13 millones de paneles para televisores LCD de 40 pulgadas cada año. Los sustratos de cristal de décima generación --que miden 2,88 x 3,13 metros y se utilizan para la fabricación de televisores y monitores LCD-- se caracterizan por ser un 70% más grandes que los de octava generación empleados en la planta Kameyama II de Sharp.