El SEPLA e Iberia no consiguen convertir en definitivo el preacuerdo de convenio colectivo que ambas partes alcanzaron en enero pasado, ya que, según el sindicato, la compañía pretende introducir modificaciones que cambian el espíritu del mismo. Según confirmaron fuentes sindicales, la firma de un nuevo convenio colectivo vuelve a sufrir un retraso, después de que Iberia reabriera en la reunión celebrada el pasado viernes temas que para los pilotos estaban ya cerrados en el preacuerdo.


El SEPLA explicó que por su parte no existe ninguna ruptura del preacuerdo y que quieren firmar el texto aprobado en enero, pero no aceptarán modificaciones que afecten al "nervio central" del documento y, en su opinión, el IPC, el ERE y el mantenimiento de puestos de trabajo lo son.

El próximo jueves, el SEPLA celebrará una asamblea para someter a votación el preacuerdo de convenio, tal y como tenía previsto desde enero, antes de proceder a firmar el documento definitivo.

Fuentes de Iberia indicaron a EFE que por parte de la compañía no se ha roto el preacuerdo y apuntaron a que son los pilotos los que pretenden cambiar lo pactado en enero.