El Senado de Estados Unidos dio su aprobación final el miércoles a un proyecto de ley de 17.500 millones de dólares para conceder créditos tributarios a empleadores que contraten a desempleados. La votación de 68 a 29 contó con el apoyo de un puñado de republicanos que se unieron a la mayoría demócrata en apoyo a la medida. El punto central de esta legislación eximiría a los propietarios de empresas del pago de su impuesto del 6,2% en su nóminas durante el resto del 2010 sobre los nuevos empleados que contraten y que han estado sin empleo durante al menos dos meses.