Las bolsas europeas comienzan la semana con debilidad, revirtiendo el alza del anterior período de sesiones y apuntando a una apertura a la baja superior al -0,5% en los principales índices de la región.

Dicha debilidad solamente se verá compensada durante las próximas semanas por la proximidad del cierre trimestral. El resto de activos de riesgo, índices asiáticos y materias primas, como cobre y petróleo, muestran la misma pauta. Mejor comportamiento del dólar, que se encuentra en niveles no vistos desde primavera, ante la debilidad económica de la Eurozona (atentos hoy al impacto del dato de confianza empresarial en Alemania) y la situación de impasse en la solución a la crisis de deuda soberana, con la posibilidad de ampliación del ESM como última posibilidad.

Esta semana estaremos especialmente atentos a la batería de referencias económicas procedentes de Francia, cuyo Gobierno presentará el proyecto de presupuesto para 2013, cuyas grandes líneas ya se dieron a conocer, con el objetivo (en nuestra opinión en vano, al igual que sucederá en España) de alcanzar el objetivo de reducción del déficit al 3% del PIB el año próximo. Recordemos que la condición alindad básica del rescate soberano a España será el cumplimiento del objetivo de déficit y el seguimiento del calendario de reformas estructurales, en base a las recomendaciones de la Comisión Europea, y que el incumplimiento de dicha condición alindad básica abre la puerta al establecimiento por la Troika de nuevas condiciones, entonces sí, a la griega...

En Estados Unidos la referencia más relevante estará en los datos del mercado de la vivienda, que evidencia un cambio de tendencia, así como en la lectura final del PIB del segundo trimestre y datos de gasto del consumidor. Podríamos estar también ante un punto de inflexión en la confianza de los hogares en Estados Unidos, que ha estado flaqueando durante meses. Los datos que se publican al respecto está semana deberían arrojar algo más de luz sobre la situación, que podría mejorar también como consecuencia del anuncio del nuevo programa de compra de activos de la FED, que ha hecho del pleno empleo su prioridad.

En el ámbito empresarial y solamente unos días después del lanzamiento del nuevo iPhone, los resultados trimestrales que presenta el jueves el fabricante de Blackberry, previsiblemente mostrarán unas abultadas pérdidas y la evaporación de su cuota de mercado a favor de Apple y Andoid. Estas cifras podrían perfectamente ser el último clavo en el ataúd de Research in Motion, cuya salida podría pasar por la venta de la compañía.

Relevante también esta misma tarde el discurso de Christine Lagarde en Washington, que podría pronunciarse sobre el papel del FMI en el rescate a España.