Las matrices de las seis mayores entidades financieras que operan en Hungría han corroborado su apoyo a sus filiales en el país, informó el miércoles la Comisión Europea.  Estos compromisos, junto al respaldo de la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial ayudarán al sistema financiero húngaro a capear mejor la actual crisis, señaló la comisión.  Los seis bancos -Bayerische Landesbank, Erste Group Bank AG, Intesa SanPaolo, KBC Group, Raiffeisen International Bank Holding y UniCredit Bank Austria AG- han prometido que se mantendrán en Hungría y que garantizarán una capitalización prudente de sus filiales, apuntó la comisión.