Los productores de energía fotovoltaica consideran que la industria debe crecer a un ritmo anual del 20% hasta 2020, lo que permitirá alcanzar una potencia instalada en España de 20.000 megavatios (MW) en esa fecha frente a los 371 MW actuales, informó la Asociación de la Industria Fotovoltaica (ASIF). En la presentación de su propuesta "Fotovoltaica 20", la patronal del sector explicó que este crecimiento irá acompañado de una reducción progresiva, un 5% anual, del coste del kilovatio fotovoltaico hasta que se sitúe en el entorno de los 21 céntimos de euro en 2020 frente a los 44 céntimos actuales. Esta rebaja progresiva, que no se aplicará en el ámbito de la edificación, supone, según las previsiones de ASIF, reducir en un 50% el coste del kilovatio fotovoltaico en diez años y atravesar así "el umbral de la competitividad económica". En cuanto a la instalación de nuevos megavatios, ASIF considera que, con un ritmo anual de entre 400 y 500 MW para los primeros ejercicios que se deberá ir adaptando después, se pueden alcanzar los 20.000 MW de potencia instalada en 2020, lo que permitirá cubrir un 20% de la demanda eléctrica total prevista para esa fecha.