La firma automovilística española Seat, propiedad del consorcio alemán Volkswagen, tiene previsto reducir durante la segunda mitad del año los recortes de producción y de empleo temporales que ha llevado a cabo con motivo de la baja demanda, gracias al incremento de las ventas generado por la puesta en marcha de planes de incentivo a la compra en diferentes países de Europa, entre ellos España, según indicó el vicepresidente de Recursos Humanos de la empresa, Ramón Paredes.