La tasa de morosidad de las entidades de crédito baja en junio hasta un 8,43 %. Es el nivel más bajo de los últimos años.

El descenso de la cifra de créditos morosos se aceleró en junio hasta un 13,3% anual (-3,5 % mensual), corrigiendo la moderación observada en los últimos meses. Son datos del Banco de España.

El fuerte descenso de la tasa de morosidad se debe tanto al esfuerzo de los bancos españoles por facilitar las condiciones de pago a las familias y empresas con problemas, a la mejora de las condiciones de financiación y a la propia mejora económica.

Esta caída en la tasa de morosidad es coherente con la continuidad en el ajuste de la deuda por parte de empresas y familias. El saldo vivo de crédito cae un 3 % anual.

La caída del saldo vivo de crédito se produce al mismo tiempo que aumenta a ritmos de dos dígitos el crecimiento del nuevo crédito concedido.