El banco ruso Sberbank no considera estratégica la participación del 35% que ostentará en Opel en caso de que el principio de acuerdo de su socio canadiense Magna con General Motors y el Gobierno de Alemania derive en un acuerdo definitivo para la venta del fabricante alemán. Así lo aseguró hoy el consejero delegado de Sberbank, German Gref, quien, antes de su intervención en un foro económico celebrado en San Petersburgo, avanzó que venderá esta participación cuando lo considere oportuno, preferiblemente a un inversor ruso y, en todo caso, una vez culminado el proceso de reestructuración. Gref reveló que Magna y el banco que dirige inyectarán 500 millones de euros en Opel para tratar de salvaguardar empleos. Cada uno de los socios realizará su contribución en función de la participación de que dispondrán en la marca alemana.