La aerolínea Scandinavian Airlines Systems (SAS) ha anunciado la venta de su filial española Spanair, de la que posee el 95% de las acciones. SAS quiere concentrar sus actividades en el mercado escandinavo para aumentar su beneficio bruto y reducir costos en unos 300 millones de euros anuales hasta 2011. Además la aerolínea prevé aumentar el número de pasajeros un 20% en cuatro años.