El presidente francés, Nicolas Sarkozy, dijo el jueves que la mejor forma de limitar las bonificaciones sería imponer unas normas más estrictas sobre el capital de los bancos, con lo que prepara el terreno para alcanzar un acuerdo en la cumbre de líderes de los países del G20 de la próxima semana. Sarkozy, que ha encabezado un intento de limitar las primas de los banqueros y que ha impuesto una regulación más estricta a los bancos franceses, abogó el mes pasado incluso por una limitación absoluta de los incentivos a los banqueros.