El presidente francés, Nicolas Sarkozy, reiteró hoy su convencimiento y su firme deseo de que la reunión del G-20 el 2 de abril en Londres debe tener resultados porque, entre otras razones, "no nos podemos permitir una cumbre para nada". "Yo dije 'quiero resultados'" y eso es lo que le interesa a todo el mundo, precisó hoy el mandatario galo en declaraciones a la prensa en Châtellerault (centro). Con estas palabras, da por zanjada la polémica suscitada a raíz de la publicación hoy de una información del diario The Times que cita a asesores del presidente francés según los cuales Sarkozy podría incluso abandonar la cumbre si no se cumplen sus exigencias de una regulación más estricta del sistema bancario.