La entidad portuguesa Santander Totta, controlada por el español Grupo Santander, ha iniciado una emisión de cédulas hipotecarias por un importe de 1.000 millones de euros, con vencimiento a tres años y un precio que rondará el Euribor más 40 puntos básicos. Así lo han confirmado fuentes del grupo presidido por Emilio Botín, que han añadido que el libro de órdenes se había abierto hoy y que las peticiones ya habían alcanzado los 1.000 millones, con lo que la colocación final podría ser superior.