El Banco Santander celebrará el viernes su Junta General Ordinaria de Accionistas, en la que solicitará autorización para realizar una ampliación de capital -de hasta 1.000 millones de euros- para atender a las peticiones de los accionistas que opten por cobrar uno de sus dividendos anuales en acciones. Según la información enviada por el Santander a la Comisión Nacional del Mercado de Valores y a sus accionistas, la entidad también pedirá permiso para adquirir acciones propias y para emitir valores de renta fija o títulos de deuda como cédulas o pagarés. La entidad que preside Emilio Botín anunció el pasado mayo que ofrecerá a sus accionistas la posibilidad de cobrar en acciones nuevas exentas de tributación el segundo de los cuatro dividendos que reparte al año, para lo que tendrá que realizar una ampliación de capital, con cargo a reservas, si lo autoriza la Junta.