400 millones de euros, ése es el impacto que el director financiero del Santander cree que tendrán en sus cuentas las nuevas exigencias de provisiones del Banco de España para afrontar el deterioro de los activos inmobiliarios en balance.
El Banco de España elevó recientemente la exigencia de cobertura de provisiones sobre activos inmobiliarios de más de dos años en cartera entre el 20% y el 30%.
La cartera de inmuebles del Santander del primer trimestre estaba integrada por 4.000 millones de euros de inmuebles adquiridos y por 2.600 millones de euros de inmuebles adjudicados, con una cobertura media del 33% y del 28%, respectivamente.

Por su parte, el consejero delegado del Santander, Alfredo Sáenz, pronosticó que la morosidad del banco en España, ahora en el 3,71%, continuará subiendo en los próximos meses, y apuntó que esta tasa podría superar ligeramente la barrera del 4% a principios del ejercicio de 2011.

Al contrario, la tasa de impago en el conjunto del grupo, establecida en el 3,71%, descenderá, según el 'número dos' del banco, para quien la evolución de la morosidad del Santander es "claramente mejor" que la del conjunto de los bancos competidores con los que se compara.

Además, las entradas netas en mora están decreciendo. "La diferencia entre lo que entra y lo que se recupera cada vez es menor. Es una buena señal. La morosidad se está acercando a su punto máximo", dijo Alfredo Sáenz.