Las acciones de Santander se depreciaban el miércoles por la tarde más de un 3% al ser percibido el banco como un potencial comprador en un mercado muy propicio a especulaciones de concentración en el sector ante las dificultades del sistema financiero de Estados Unidos. 'El mercado percibe que detras de Santander hay un riesgo comprador y que se trata de un banco con más apetito y que está a la búsqueda de oportunidades', dijo Diego Barrón, analista de Fortis Bank. Las acciones de Santander, que llegaron a depreciarse casi un 5,5%, bajaban a las 16.31 hora local un 3,4% tras intercambiarse de manos más de 80 millones de títulos, frente a una media diaria de algo más de 51 millones de acciones en las últimas 30 sesiones completas. Por su parte, las acciones del BBVA, principal competidor del Santander en el mercado doméstico, caían un 2,58%.