El Santander fue el peso pesado que más cayó hoy, con una bajada del 0,56%, después de presentar sus resultados correspondientes a 2006, unas cuentas que perecen no haber convencido al mercado.
Así, al cierre de la sesión, los títulos de la entidad financiera cotizaban a 14,40 euros frente a los 14,48 euros a los que terminaron la víspera. Durante la sesión, los operadores intercambiaron 2,7 millones de títulos del Santander por valor de casi mil millones de euros, cifra que representa la mayor contratación del día. La caída del principal banco español, unida a la de Endesa e Iberdrola, lastró la subida del la Bolsa española, que, pese a que logró cerrar marcando un nuevo máximo histórico, fue la plaza europea que menos avanzó.