El grupo farmacéutico francés Sanofi-Aventis anunció hoy la compra a su competidor Pfizer de la planta de Diabel, una de las mayores fábricas de producción de insulina ubicada en Fráncfort-Hochst, en Alemania. La adquisición, por 30 millones de euros, incluye los edificios, los equipamientos, las máquinas y una serie de contratos de Diabel, explicó Sanofi-Aventis en un comunicado. La operación, que debe quedar concluida en las próximas semanas, es resultado del derecho de intervención que tenía la compañía francesa en virtud de un contrato firmado el pasado mes de marzo entre Pfizer y Mannkind.