El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, mostró hoy su confianza en que el Gobierno actúe con "racionalidad" en su decisión acerca de la continuidad de la central nuclear burgalesa de Santa María de Garoña, que se encuentra "perfectamente habilitada para seguir al menos diez años más". El presidente de la eléctrica recordó en el Senado que la Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha auditado la actividad de la planta y la sitúa en el puesto 34 dentro de los 500 reactores nucleares analizados a nivel internacional. Garoña, señaló, ha recibido una calificación de "sobresaliente", y la renovación de su autorización está justificada a la vista de que otros países del entorno están ampliando hasta los sesenta años la vida de las centrales.