San José y Parquesol, inmobiliaria en la que el grupo constructor controla un 50,7% del capital social, esperan "solventar en el plazo de tiempo más breve posible" los "problemas técnicos" que les ha llevado a retrasar su integración y su salida a bolsa como grupo fusionado, inicialmente previstas antes del 30 de junio. Las compañías "han intensificado" los contactos con la CNMV para dar cumplimiento con las informaciones requeridas por el supervisor del mercado, según explicaron las empresas en un comunicado.