San José ha reducido en un 17% su plantilla media en el último año, de forma que sumaba unos 3.876 empleados a cierre del pasado mes de junio, informó hoy el grupo constructor. La compañía enmarcó en su "flexibilidad" para "ajustarse rápidamente" a las circunstancias de mercado esta disminución en el número de trabajadores, que ha redundado en un ahorro del 20% en el gasto de personal, hasta los 75 millones de euros. En esta estrategia incluyó además el incremento de su actividad en construcción no residencial, su apuesta por las áreas de energía y tecnología, y su internacionalización, para, con todo, "absorber" la caída del mercado residencial en España.