La constructora San José forma parte de un consorcio de grupos internacionales, entre los que destacan el brasileño Odebrecht y la japonesa Mitsubishi, que trabajan en la construcción de un túnel ferroviario bajo Los Andes para unir Chile y Argentina, un proyecto valorado en 3.000 millones de dólares (unos 2.047 millones de euros). El denominado 'Corredor Bioceánico Aconcagua' consiste en la construcción de un túnel ferroviario de 52 kilómetros de longitud que conectará Mendoza con Los Andes bajo la cordillera del mismo nombre.