Sacyr anunció la semana pasada que había alcanzado un acuerdo consensuado con Eiffage para vender su participación
a un consorcio de inversores institucionales galos a un precio de 63 euros por acción.La materialización de la operación aliviaría la elevada deuda corporativa del grupo en unos 2.000 millones de euros, equivalentes a un 10 por ciento del total.