El Ayuntamiento de Valladolid ha adjudicado a Sacyr un contrato de obras de urbanización incluidas en el Fondo Estatal de Inversión Local, presupuestadas en 1,24 millones de euros y que inicialmente había contratado con Teconsa, empresa actualmente en concurso, con el fin de no perder la ayuda correspondiente. El contrato consiste en las obras de urbanización de la calle Caamaño de la capital castellanoleonesa, que se suspendieron con motivo de los problemas económicos de Teconsa.