"Queremos que Eiffage siga siendo una empresa francesa con un presidente francés y una dirección francesa", señaló Rivero en declaraciones a "Le Figaro" publicadas hoy. El presidente de Sacyr, que es el primer accionista de Eiffage con el 32% del capital, pese a lo cual no tiene un representante en el consejo de administración por la oposición de los directivos de la empresa francesa, aseguró al periódico que no tiene planes de forzar la situación. Dijo confiar en conseguir en la asamblea general de Eiffage de abril de 2007 representación en el consejo de administración y para atenuar las tensiones, las dos empresas discuten en el marco de un "grupo de coordinación" que debe celebrar la próxima reunión en diciembre.