Sacyr Vallehermoso ha contabilizado un resultado consolidado negativo de 940 millones de euros con la operación de entrega de un 10% de Repsol a sus bancos acreedores.
Los bancos acreedores vendieron esta participación a la propia petrolera en una operación que ascendió a 2.572 millones de euros, según datos de la compañía.

La compañía que preside Manuel Manrique cerró la operación a un precio medio de 21,066 euros por acción, frente al precio medio de 26,71 euros a los que la constructora se hizo con la participación total de 20% que tenía en la petrolera antes de la venta, según informó Sacyr a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV)