La entidad registró en el primer semestre un beneficio neto atribuido de 419,43 millones de euros, un 60,1% más que el mismo periodo del año anterior. El margen de intermediación aumenta un 23,1% en términos interanuales y se sitúa en los 646,16 millones de euros. Por su parte, los ingresos por comisiones netas suman 329,51 millones de euros y el margen de explotación aumenta un considerable 30,8%, hasta los 570,97 millones de La ratio de eficiencia es del 42,95%, con una mejora de 2,74 puntos porcentuales con relación al 30 de junio de 2006 y el ratio de rentabilidad sobre recursos propios (ROE) es del 21,68% frente al 16,16% del primer semestre de 2006.