La marca sueca de automóviles Saab, adquirida recientemente a General Motors por el fabricante de coches deportivos Spyker, prevé cerrar el presente ejercicio con un volumen mundial de ventas de entre 50.000 y 55.000 unidades, según informó hoy el consejero delegado de la compañía, Jan Ake Jonsson, que señaló que la empresa tendría que vender entre 100.000 y 120.000 unidades para lograr el 'breakeven'. Jonsson, que hizo estas declaraciones durante la 80 edición del Salón Internacional del Automóvil de Ginebra, explicó que el acuerdo alcanzado para la venta de la firma a Spyker, lo que impidió el cierre de la marca, fue "un gran día para Saab" y resaltó que a partir de este convenio empieza un periodo de cien días en el que trabajarán para revivir la marca.