La mayor aerolínea de bajo europea concluyó su último trimestre con un incremento del 20% en los beneficios, al alcanzar los 138,9 millones de euros, gracias al aumento del 18% en el tráfico de pasajeros. Esta cifra supera las previsiones barajadas por el mercado, y han llevado a la aerolínea a anunciar que podría superar sus propias estimaciones de negocio para el conjunto del presente ejercicio.