Ryanair Holdings dijo el lunes que su pérdida neta se redujo en el tercer trimestre por la caída del precio del petróleo, al tiempo que la aerolínea irlandesa incrementó su objetivo de beneficio para el año por la mejora de la rentabilidad. La compañía espera cerrar el año con un beneficio neto de 275 millones, frente a la anterior estimación que lo situaba en una banda de entre 200 millones y 300 millones. La aerolínea espera que la tasa de rentabilidad caiga en el conjunto del año hasta situarse en el 15%, frente al 20% estimado previamente. En el trimestre finalizado en diciembre, la mayor aerolínea irlandesa registró una pérdida neta de 10,9 millones, por debajo de los 118,8 millones perdidos el año pasado, debido a que la caída del 37% en el precio del combustible compensó el descenso del 12% en las tarifas.