El vicepresidente de Ryanair, Michael Cawley, ha defendido que las ofertas de su compañía "se ciñen a la más estricta legalidad", al tiempo que confirmó la intención de la empresa de permitir que un determinado número de pasajeros viajen de pie en sus aviones. En una rueda de prensa celebrada en Sevilla, Cawley admitió que le ha sentado "mal" la decisión del Ministerio de Sanidad y Política Social de pedir al Gobierno irlandés que actúe contra la empresa en virtud de las irregularidades detectadas por Facua-Consumidores en acción, aunque indicó que Ryanair "continuará actuando de la misma manera que hasta ahora" y que su mejor garantía "son sus más de 67 millones de pasajeros".