La compañía energética alemana RWE propuso desprenderse de una parte de su sistema de distribución de gas para acabar con la investigación por prácticas monopolísticas de la que es objeto, según la Comisión Europea. 'La Comisión Europea se felicita por las soluciones estructurales propuestas' por RWE 'para arreglar el actual procedimiento antimonopolio en el sector del gas' abierto en 2007 contra la firma alemana, afirmaron las autoridades europeas en un comunicado. 'RWE propuso vender su sistema de distribución en el oeste de Alemania a un operador independiente una vez logre la autorización de sus instancias internas'.