El presidente y principal accionista de Gecina, Joaquín Rivero, mantiene sus planes de vender en torno a un siete por ciento de la patrimonialista francesa después de que un tribunal rechazase un recurso que podría obligarle a lanzar una opa sobre el valor. "Se mantienen inalterables los planes, lleva semanas negociando para colocar entre instituciones alrededor de un siete por ciento del capital de forma que la participación conjunta de Rivero y Soler no supere el límite legal del 33,3 por ciento", ha dicho una fuente próxima al empresario. Rivero, que ostenta un 17,8 por ciento de la inmobiliaria, y Bautista Soler, que controla un 15,3% de Gecina, interpusieron un recurso contra la decisión del regulador francés que consideraba probada la existencia de una acción concertada entre los dos accionistas que, conjuntamente controlan más de un tercio del capital.