Las ventas de viviendas usadas en Estados Unidos bajaron un 3,8% a un ritmo anual de 5,75 millones de unidades, el más bajo desde noviembre del 2002, informó hoy la Asociación Nacional de Agentes de Bienes Raíces.
Las ventas de viviendas usadas, que en mayo habían marcado un ritmo anual de 5,98 millones de unidades, han bajado un 11,4% desde junio del año pasado cuando el ritmo era de 6,49 millones de unidades. "Los compradores de vivienda tienen señales ambiguas acerca del mercado inmobiliario, y esto hace que algunos de ellos tengan dudas", dijo Lawrence Yun, economista principal del gremio de agentes de bienes raíces. "Las tasas de interés en hipotecas han subido recientemente, y las normas más estrictas que ahora se aplican a los préstamos siguen dificultando las ventas, pero el hecho de que haya menos préstamos de alto riesgo pondrá al mercado en una senda más saludable", agregó. En junio el inventario de casas a la venta en el mercado bajó en 180.000, esto es un 4,2%, y fue de 4,2 millones de unidades lo cual representa un suministro de 8,8 meses al ritmo de ventas que se marcó en ese mes. Esta oferta, que tuvo el mismo nivel en mayo, es la más alta desde 1992. El precio medio de la vivienda fue de 230.100 dólares, esto es un 0,3% de aumento desde junio de 2006. Esa ha sido la primera vez en once meses en que el precio medio de venta no fue menor que un año antes.