Rio Tinto ha tomado medidas para forzar a BHP Billiton a que presente una oferta de compra formal o que se retire del proceso, acogiéndose a las normativas de adquisiciones del Reino Unido. Esta iniciativa trata de romper el estancamiento entre las partes sobre la propuesta de compra de BHP de tres acciones por una de Rio Tinto, valorada en 158.000 millones de dólares, propuesta que ha sido rechazada por la compañía con sede en Londres. Rio Tinto indica que ahora busca un dictamen del regulador de las fusiones y adquisiciones británico, el Takeover Panel, que daría una fecha límite a BHP para que ponga sobre la mesa una oferta firme. El regulador ahora consultará a BHP antes de tomar una decisión sobre si fijar un plazo y, aunque éste suele variar en función del caso, es común que sea de seis a ocho semanas.