La compañía minera anglo-australiana Rio Tinto anunció hoy un aumento del 30% del dividendo de este año y un programa de venta de activos de 15.000 millones de dólares, en una estrategia para justificar su rechazo a la oferta de fusión lanzada por su rival BHP Billiton. "BHP puede necesitar a Rio Tinto pero Rio Tinto no necesita por fuerza a BHP", declaró hoy el consejero delegado de Rio Tinto, Tom Albanese, en el seminario anual de inversores que se celebró en Londres. Albanese insistió en que el valor "verdadero" de su compañía aún tiene que verse "completamente reflejado" en los mercados de valores y que se encontraba "excepcionalmente bien colocada" para beneficiarse del "boom" que experimenta el sector minero.