Repsol ha confirmado que el acuerdo para reestructurar la sociedad conjunta en biocombustibles que tiene con Acciona está próximo a cerrarse, lo que llevará a ambas compañías a desarrollar proyectos de forma independiente aunque seguirán colaborando en algunas áreas.
Según publica hoy la prensa citando fuentes de ambas compañías, la ruptura se debe a los cambios accionariales en el sector energético en el último año, entre los que destaca la entrada de Acciona en Endesa en alianza con Enel y la entrada de Sacyr en Repsol con un 20%. Además, un portavoz de Repsol ha señalado que la petrolera planea asociarse con otras compañías en el negocio de biocombustibles, aunque no facilitó más detalles. En marzo del año pasado, Repsol y Acciona sellaron una alianza en biocombustibles con una inversión de 300 millones de euros para construir seis plantas de biodiesel en España y, a pesar de la ruptura, las dos compañías seguirán colaborando en la planta de biodiesel que tienen en León, en la que también participará Caja España. Repsol YPF construirá tres nuevas plantas, posiblemente localizadas en Tarragona, Cartagena y Bilbao, y mantiene su objetivo de producir cerca de un millón de toneladas anuales. Por su parte, Acciona también podría iniciar en solitario la construcción de otras plantas.