Repsol obtuvo un beneficio neto de 1.559 millones de euros en 2009, lo que supone un descenso del 39% en comparación al ejercicio precedente, informó hoy la petrolera. El resultado de explotación de la compañía se situó en 3.244 millones de euros, un 35,4% inferior al de 2008, mientras que los ingresos de explotación ascendieron a 49.032 millones.
Repsol atribuyó estos datos al "difícil entorno económico", caracterizado en el sector por "los bajos precios internacionales". En concreto, la empresa aseguró que sus cuentas se vieron afectadas por el menor precio del crudo brent (-36,6%) y del gas (-55,6%), y por los bajos márgenes de refino en España (-82,4%).

Si bien Repsol atribuye estos datos al "difícil entorno económico", caracterizado en el sector por "los bajos precios internacionales" y por el descenso de márgenes, subraya su capacidad para mejorar la producción y diversificar su 'mix' de 'upstream' (exploración y producción).

En concreto, la empresa aseguró que sus cuentas se vieron afectadas durante el ejercicio por el menor precio del crudo Brent, que cayó un 36,6%, y del gas, que lo hizo un 55,6%. Además, los márgenes de refino en España se contrajeron un 82,4%.

La deuda financiera neta del grupo al final del ejercicio, excluida la participada Gas Natural, ascendió a 4.905 millones, más del doble de los 2.030 millones de finales de 2008. El Ebitda generado logró cubrir las inversiones, el pago de impuestos y la distribución del dividendo.

Durante al año, Repsol tuvo que realizar un desembolso extraordinario de 1.080 millones para responder a la ampliación de capital de Gas Natural para la compra de Unión Fenosa. En todo caso, el ratio de deuda neta sobre capital empleado se sitúa, excluida Gas Natural, en el 16,7%.

En el área de 'upstream' destacaron los quince descubrimientos realizados. Pese a ello, el resultado de explotación se redujo un 65%, hasta 781 millones, pese a que la producción de hidrocarburos líquidos aumentó un 4,9%, en un contexto de caída de precios.

Las inversiones ascendieron a 1.122 millones, un 5,2% más. De esta partida, el 42% se dedicó al desarrollo de proyectos, especialmente en Estados Unidos, Libia y Trinidad y Tobago, mientras que las inversiones en exploración representaron un 48% y se acometieron en Brasil, España, Estados Unidos y Canadá.

GNL Y 'DOWNSTREAM'

En el área del gas natural licuado (GNL), Repsol registró unas pérdidas de explotación de 61 millones de euros, que contrastan con el beneficio de 125 millones de 2008. Las inversioneS se situaron en 125 millones, un 48% menos, y el volumen de gas comercializado cayó un 4,4%.

En cuanto al negocio de 'downstream' (refino y 'marketing'), la caída de los márgenes internacionales tuvo un impacto negativo de 516 millones y contribuyó a que el resultado de operación descendiese un 2,5%, hasta 1.022 millones.

Las ventas de productos petrolíferos ascendieron a 39,4 millones de toneladas, un 10% menos, mientras que las inversiones aumentaron un 6,7%, hasta 1.649 millones, debido a esfuerzo realizado en el desarrollo de los complejos de Cartagena y Bilbao.

YPF Y GAS NATURAL

De las participadas YPF (85%) y Gas Natural (30%), la primera registró un resultado de explotación de 1.021 millones, un 11,9% menos, mientras que la segunda ganó 748 millones, un 34,8% más.

YPF contabilizó inversiones por 956 millones durante el ejercicio, un 36% menos, y recortó en un 3,6% el volumen de producción de hidrocarburos líquidos. Las ventas de productos petrolíferos ascendieron a 13,9 millones de toneladas, un 8,5% menos.

En cuanto a Gas Natural, las inversiones equivalentes de Repsol a su participación en la gasista ascendieron a 5.060 millones, en un ejercicio caracterizado por la adquisición de Unión Fenosa. De excluirse el esfuerzo realizado para apoyar esta operación, las inversiones se habrían mantenido en niveles similares a los de 2008.