Repsol YPF ofreció a Perú las reservas de su bloque de gas 57 para el consumo local, como parte de la negociación de un contrato de venta de gas con el Gobierno que busca garantizar el suministro del energético en el mercado interno. El Gobierno y el consorcio que explota el gas de Camisea, integrado por la argentina Pluspetrol, Repsol YPF, la estadounidense Hunt Oil y la coreana SK Energy comenzaron en mayo la revisión de un contrato de explotación de gas ante los crecientes temores a que el mercado local sufra una escasez energética en los próximos años.