La española Repsol YPF no prevé dar entrada a inversores industriales extranjeros en su división argentina YPF, dijo el presidente ejecutivo de la petrolera a fuentes de Reuters.  Antonio Brufau agregó que la petrolera española cuenta con el apoyo del Gobierno del país sudamericano para reducir su participación mediante una colocación en bolsa.
"No serán inversores industriales extranjeros. Básicamente los inversores industriales en YPF son Repsol y, en este punto, el grupo Peterson (propiedad del empresario argentino Enrique Eskenazi) que es nuestro socio allí", dijo Brufau en una entrevista realizada el martes.

Peterson tiene un 15 por ciento de YPF y la opción de comprar un 10 por ciento adicional antes de 2012. La petrolera, que controla un 84 por ciento de YPF quiere reducir su parte hasta el entorno del 51 por ciento. A pesar de los rumores de muestras de interés de grupos chinos por su filial, Repsol YPF apuesta por una colocación en bolsa. Esta opción cuenta con el visto bueno del Gobierno argentino, que tiene poder de veto en YPF.

"Creo que tenemos todo el apoyo de las autoridades argentinas para la OPV (oferta pública de venta) o para encontrar otros socios que se nos unan (...) para crear una estructura de capital normal para YPF que cree un sabor más argentino para la compañía. Ese es nuestro objetivo", dijo Brufau.

YPF, valorada en un rango de 17.000 a 18.000 millones de euros según los rumores de ofertas, es responsable de dos tercios de la producción de Repsol-YPF y es una fuente de generación de caja en un momento en el que la crisis afecta a los márgenes de producción y de refino.

Para compensar la madurez de los campos argentinos, Repsol-YPF se embarcó en la búsqueda de nuevas zonas de suministro en el Golfo de México -donde compró una participación en un campo en producción- y ha apostado por Brasil, con enormes descubrimientos en los últimos meses que requerirán fuertes inversiones.

NO ACUDIRÁ AL MERCADO


Brufau también dijo que la petrolera tienen una buena situación financiera y que es capaz de hacer frente a su actual plan inversor sin necesidad de acudir a los mercados. "No vamos a recurrir a los mercados a por 'cash' (...) Tenemos una situación muy confortable", dijo Brufau.

Sin embargo, reiteró que dados sus recientes éxitos exploratorios, podría buscar socios para desarrollar proyectos vendiendo participaciones en pozos o realizando intercambios de activos cuando llegue el momento. "Cuando tienes petróleo, tienes dinero", afirmó.

Repsol-YPF tiene en marcha un ambicioso plan estratégico, con unas multimillonarias inversiones, para buscar crudo y aumentar existencias. Con respecto a los precios del crudo, el ejecutivo dijo que los actuales niveles en torno a los 80 dólares por barril, reflejaban los fundamentales. Brufau señaló, sin embargo, que era probable que la demanda repuntara y que tendría repercusión en los precios del petróleo.

ASAMBLEA EXTRAORDINARIA


Por otro lado, la empresa confirmó el miércoles para el 15 de enero la convocatoria de una reunión extraordinaria de su junta directiva para decidir sobre si ratifica o no en la presidencia ejecutiva a Brufau.

En un comunicado al regulador bursátil, Repsol YPF dijo que en la reunión también se tratará sobre la ratificación de la gestión de la compañía a través del grado de cumplimiento de su plan estratégico.

La cita se convoca en un momento de máxima tensión entre el equipo directivo y algunos de los principales accionistas, particularmente la constructora Sacyr cuyo presidente se ha mostrado manifiestamente en contra de la gestión del actual presidente de la petroquímica.

Con un 20 por ciento del capital, Sacyr es el primer accionista de Repsol-YPF seguido de La Caixa, que controla un 14 por ciento.