El presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha inaugurado en Canadá la planta de regasificación Canaport LNG, con lo que se culmina el primero de los diez proyectos estratégicos de la compañía enmarcados en el plan estratégico 2008-2012.
El proyecto, realizado en asociación con la compañía canadiense Irving Oil, es el primero de este tipo que se construye en la costa Este de Norteamérica en treinta años y el primero de Canadá.

La planta, con una capacidad de suministro de hasta 1 bcf/día de gas, se conecta a través del gasoducto de Brunswick con la red que suministra a hogares e industrias en Canadá y el Noreste de Estados Unidos.

Repsol es el operador de la planta, con una participación del 75%, y suministra el gas natural licuado que alimenta la terminal, correspondiéndole la totalidad de la capacidad de regasificación. La compañía comenzó en 2008 la actividad de marketing en la zona de Nueva Inglaterra y del Noreste de Estados Unidos.

Brufau estuvo acompañado en la ceremonia de inauguración por el presidente de Irving Oli, Kenneth Irving, y por el gobernador de la provincia de New Brunswick, Shawn Graham. El presidente de la petrolera española destacó que la construcción de Canaport LNG reafirma el compromiso de Repsol con el negocio del GNL y el gas natural como fuentes de energía para el presente y el futuro. "El proyecto Canaport LNG demuestra nuestra capacidad para desarrollar proyectos energéticos de gran magnitud y complejidad", subrayó.

La terminal de Canaport LNG consolida a Stream, la 'joint-venture' de Repsol con Gas Natural, como la cuarta mayor transportista de GNL del mundo, con especial presencia en la Cuenca Atlántica.

Repsol desarrolla en el área de GNL una política que refuerza su posición competitiva en este negocio, clave para su crecimiento a medio y largo plazo. El plan estratégico de la compañía prevé multiplicar por cuatro el volumen de comercialización de GNL, lo que supondrá un volumen equivalente al 50% del gas que consume España en un año.