La petrolera hispano-argentina Repsol YPF asegura que la decisión del Gobierno de Ecuador de quedarse con el 99 por ciento de las ganancias extraordinarias de las petroleras tendrá una incidencia "muy pequeña, insignificante" en sus cuentas. Repsol YPF extrae en torno a 15.000 barriles diarios de Ecuador, mientras que la producción total de la petrolera supera el millón de barriles diarios. La compañía destaca además que el gravámen se refiere sólo a los beneficios extraordinarios, es decir a los obtenidos cuando la cotización internacional del crudo rebasa el precio fijado en los contratos suscritos con el Estado ecuatoriano.
Las petroleras ya entregaban a la Administración el 50% de las ganancias extraordinarias, porcentaje que se ha elevado ahora hasta el 99%. Fentes de Repsol YPF recuerdan que la compañía está renegociando los contratos suscritos en Ecuador. El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, firmó ayer un decreto que establece que el 99% de las ganancias extraordinarias de las petroleras irá a las arcas del Estado. Según la Secretaría de Comunicación de la Presidencia, el decreto no altera los contratos firmados con las petroleras. El Gobierno ecuatoriano considera que el alto precio del crudo en los mercados internacionales ha proporcionado grandes beneficios a las empresas privadas y que el reparto establecido hasta ahora, al 50%, perjudicaba al Estado.