Repsol no sólo ha sido uno de los mejores valores del Ibex 35 en los últimos meses, si no que, además, no deja de dar buenas noticias respecto a su negocio, la última, un astronómico aumento del 10% de su dividendo que promete ser un reclamo seguro para los próximos meses. No obstante, la petrolera no está exenta de riesgos, la posible salida de Sacyr supone una presión para el corto plazo.

Desde que empezara el año Repsol es de los pocos valores que se ha revalorizado y, de hecho, es el único blue chip que permanece en terreno positivo (suma en torno a un 6%). Además, José Lizán, gestor de carteras de Nordkapp, considera que “es de los valores que mejor comportamiento van a tener”. Varios factores han jugado a su favor: aumento del precio del petróleo, nuevos hallazgos y, el más flamante, el aumento del dividendo. Es por ello que Boni Aguado, responsable de Mercado en Madrid de Banco Echeverría, no duda en decir que “parece que ha sido tocada por la barita. El cambio de negocio y el aumento de prospecciones le han dado muy buenos resultados”.

En el último mes la petrolera ha llevado a cabo varias exploraciones fructíferas, especialmente la hallada en Argentina, con la que duplicarán sus reservas, hasta alcanzar los 4.000 millones de barriles equivalentes de petróleo. A esto se le une el beneficio que le reporta el encarecimiento de su materia prima, el petróleo, y la consecuente repercusión en su suministro. Pero Brufau quiere tener contentos a sus accionistas, como le caracteriza, y esta semana anunció un aumento del dividendo en un 10% a cargo de los resultados de 2011. Ahora, a los 0,5775 euros por título aprobados por el consejo de Repsol probablemente haya que sumarle otro dividendo extraordinario de igual importe que la compañía suele aprobar. Por lo tanto, Repsol podría remunerar con 1,155 euros cada acción, lo que le costará un total de 1.410 millones.

Pese a que le queden los días contados para reducir su posición en el accionariado de petrolera, Sacyr será el más beneficiado de este aumento de retribución. Se embolsará 141 millones brutos mientras mantenga su porcentaje de cartera hasta el día 10 de enero, en el que se materializará este pago. Otros grandes accionistas, como La Caixa y Pemex, recibirán respectivos 90,9 millones y 66 millones.

Sin embargo, este apetitoso manjar para Sacyr no servirá para que mantenga el 20% de las acciones, según Covadonga Fernández, analista de Self Bank, “pues Sacyr se ve obligado a reducir su participación y, de hecho, hay rumores de que está negociando con inversores árabes para vender parte de su inversión”. ‘Como no hay mal que por bien no venga’, sin duda, le servirá como reclamo para colocar parte de sus acciones pronto.

Esta colocación, a su vez “presionará a Repsol en el corto plazo, por lo que no espero un rally, aunque en el largo es uno de los valores que más potencial de revalorización tiene”, dice la experta de Self Bank. De hecho, desde Barclays creen que a 12 meses el precio objetivo de la acción debería situarse en los 26,8 euros, un 20% por encima del valor actual.

Técnicamente, "Repsol está en tendencia alcista y deberíamos aprovechar recortes para comprar", aconseja José Luis Cava, analista independiente. Luis Francisco, Ruiz, analista de Estrategiasdeinversion.com, por su parte, indica que “actualmente está en zona de resistencias, en el entorno de los 22,60-22,56 euros. Si rompiera este yugo, podría subir hasta máximos anuales, en los 24,19 euros”. Sin embargo, el experto recomienda “poner un stop en 19.57, pues por abajo tiene soporte en 18,68 euros”.




ÚLTIMAS RECOMENDACIONES:
FECHABROKERRECOMENDACIÓNPRECIO OBJETIVO
30/11/11Barclayssobreponderar28 €
21/11/11Nomuracomprar32 €
11/11/11Socgencomprar-
10/11/11Bankintercomprar-
09/11/11Crédit Suissesobreponderar27,80 €