El grupo inmobiliario cerró 2010 con unos números rojos de 27,9 millones de euros, pero aún así, es casi la mitad de los 54,5 millones de euros que perdió el año anterior, según ha hecho público la CNMV.

Las ventas de Renta Corporación se redujeron una sexta parte en comparación con el mismo periodo de 2009, alcanzado los 58 millones de euros. El Ebitda, por su parte, se ha mantenido en negativo hasta los 18 millones de euros.

La nota positiva de los resultados de la inmobiliaria viene de la mano de la adquisición de 29 nuevas operaciones, fundamentalmente, edificios residenciales en el mercado nacional.