Es, sin duda, la compañía que peor lo está haciendo desde que saltó al parqué, ya que, en tan sólo un mes, los títulos de Renta 4 acumulan una caída superior al 11,8% y las perspectivas a corto plazo no son nada halagüeñas. Según los expertos consultados por Estrategias de Inversión, la compañía salió cara y está pagando en su cotización la incertidumbre en los mercados financieros, por lo que no es, en estos momentos, un valor a tener en cartera.
Renta 4 comenzaba mal su andadura bursátil ya que cerró su estreno en bolsa con una caída del 7% y no lo ha hecho mucho mejor desde aquel 14 de noviembre, ya que, un mes después, sus acciones cotizan con un descuento del 11,89% hasta los 8,15 euros. José Lizán, analista de Nordkapp explica, “es una compañía de servicios financieros que ha salido en un momento en el que hay mucha incertidumbre en los mercados. Además –añade el experto- es una compañía que salió cara y cuyo mayor atractivo es el porcentaje que tiene en BME”. Para este experto, otro de los inconvenientes de Renta 4 es que “aunque no es un banco, si es una empresa con mucha vinculación a los mercados financieros y de caer las bolsas, será una compañía que sufrirá mucho, porque en un entorno bajista es difícil captar clientes”. En definitiva, señala Lizán, “no nos gusta en estos momentos para tener en cartera”. Y es que, la compañía salió al mercado a un precio de 9,25 euros y el precio del primer cierre –en 8,60 euros- se situó por debajo de la banda más baja de precios definitivo de la Oferta de Suscripción y Oferta Pública de Venta, que comprendía un rango de entre 8,80 y 10,80 euros. Una banda que otorgaba a Renta 4, tomando en consideración el resultado neto ajustado de 2006, un PER –veces en las que el beneficio está contenido en la acción- de entre 56 y 69, muy por encima del resto de sus competidores.